La dramática infancia de Leo Rey: Su padre lo encadenaba

El constante maltrato hizo que tuviera que salir corriendo, literalmente, de su casa: “Si él me hubiese agarrado, olvídate, yo creo que hasta me mata”.

125

El ex cantante de “La Noche”, Leo Rey, por primera vez entregó detalles del maltrato que recibió durante toda su infancia por parte de su padre, un hombre que lo encadenó, golpeó y humilló hasta los 14 años.

En conversación con Martín Cárcamo en el programa “De tú a tú”, Cecil Leonardo Leiva Reyes repasó su cruda infancia y los hechos de violencia que sufrió: “Yo me crié solamente con mi papá. A mi papá lo obligaron a casarse con mi mamá porque la dejó embarazada, ella era menor de edad, quedó embarazada a los 14, 15 años”.

“Yo estuve con mi mamá un año hasta que ella pudo mantenerme y después me entregó a cargo de mi papá. Mi papá me crió en esa vida de gitano. Yo crecí en la calle, con los gitanos, codo a codo”, relató.

Leo vivió en una caseta pequeña, desarmable, donde no tenía ni siquiera agua, por lo que salía a pedir a los vecinos para poder bañarse o cocinar. Tampoco fue al colegio, los constantes traslados de su padre de población en población y de ciudad en ciudad hacían imposible que pudiera estudiar.

“Siempre fui niño en el sentido que quería salir, quería jugar, quería hacer tonteras y el siempre trató de tenerme así como recto, no podía decir garabatos, tenía que ser respetuoso, tenía que ser ubicado, pensar bien antes de hablar, siendo muy chico. Siempre estuvo esto del mal trato”, explicó.

Consultado por el tipo de maltrato que sufrió, el cantante precisó: “Físico, me pegaba con varillas, me amarraba el pie con cadenas para que yo no saliera a jugar con los niños. Para que yo estuviera ahí al lado de él, todo el día”.

“Sentía vergüenza en ese momento porque los niños se daban cuenta que yo estaba ahí encadenado, como preso. No sé si en ese minuto lo tomaba como algo tan grave, pero recuerdo que me daba vergüenza. Incluso una vez me tiró amarrado y desnudo afuera de la caseta porque yo estaba haciendo un berrinche. Me sacaba la cresta, entonces se escuchaban los gritos y había gente que acudía en mi ayuda. Hasta creo que una vez en el suelo me tiró Tanax porque yo lloraba mucho”, fueron parte de las duras revelaciones que realizó.

A los 14 años, cansado de los constantes maltratos de su padre y luego de vivir una nueva humillación por parte de él, Leo lo enfrentó: “A mí no me vai a pegar de nuevo viejo conch… Yo sabía que eso que había dicho no lo podía decir. Fue como revelarse ante, no sé… Él se da la vuelta para salir a perseguirme y yo salgo corriendo hacia ningún lugar”.

Ese día, Leo tuvo que salir corriendo de su casa, subirse una micro y jamás volver a tener una relación con su padre. “Si él me hubiese agarrado, olvídate, yo creo que hasta me mata”.

 


También te puede interesar: