¿Qué pasó con Nano Calderón? Así cayó el hijo de Raquel Argandoña

El drama familiar televisivo se sostuvo por una semana, tras le apuñalamiento de Hernán Calderón Salinas

929
Nano Calderón

Nano Calderón atacó a su padre, el abogado Hernán Calderón Salinas, con un cuchillo el martes 11 de agosto, tras supuestamente sostener una discusión por razones que aún permanecen bajo investigación.

Revisar más detalles sobre las mútiples polémicas que ha protagonizado el hijo menor de Raquel Argandoña, a pesar de que es sabido que reniega de la atención mediática que atrae su familia.

En este caso, la situación se prestó para un fuego abierto en Twitter, con bromas, burlas y memes en torno a la figura del joven de 23 años. Entre medio incluso revivieron la canción que Felipe Avello le dedicó al integrante menor del clan Argandoña.

La tarde de miércoles Carabineros allanó el domicilio de Nano Calderón, momento en el que encontraron armas, municiones y drogas en el lugar.

Nano Calderón junto a su padre, cuando aún no se quebraba la relación.

 

En tanto, la periodista Cecilia Gutiérrez reveló que supuestamente una serie de mensajes de connotación sexual que el padre de Nano Calderón le envió a su actual polola, habría desatado el violento incidente.

La jornada del jueves, Julio César Rodríguez reveló en medio de “Contigo en la Mañana” que, en la controversial situación, Nano le cortó dos tendones de la mano derecha a su padre y lo dejó con más de 50 puntos en su extremidad izquierda. Además, el animador se refirió a que en medio de la discusión se disparó un balazo.

Tras ello, Kel Calderón rompió el silencio ante el episodio y fue tajante sobre la visión que tiene de su hermano: “Es un delincuente”.

La dura postura de Kel frente a la situación de su hermano Nano Calderón.

 

Mientras Nano Calderón se mantenía como uno de los temas más comentados en las redes sociales, convirtiéndose hasta en un meme de “Mea Culpa”, también se reveló el relato de la agresión contra su padre que quedó en la constancia de Carabineros.

El domingo 16 de agosto, Hernán Calderón padre presentó la acción legal contra su hijo en tribunales, por los delitos de parricidio frustrado, amenazas, daños y otros, donde consta su propio relato descriptivo y específico sobre lo que vivió como víctima en el suceso.

Allí se detalla que el victimario, tras el ataque se tomó una selfie, y de acuerdo con el abogado posó con “su trofeo, mi sangre en sus brazos”.

También detalló otros dos episodios de agresiones en que Nano concurrió al domicilio de su padre, previos a lo ocurrido el 11 de agosto. Fue en una de esas instancias que le puso una pistola en el pecho tras pillarlo desprevenido en la ducha y se produjo el disparo al que se había referido Julio César Rodríguez la semana anterior, y cuya bala ahora será utilizada como evidencia por la defensa del abogado.

Nano Calderón posando junto a su madre, Raquel Argandoña.

 

Doce horas después del ingreso del recurso judicial de Calderón padre, apareció una segunda querella dentro del caso, en la que Rebeca Fuentes, la polola de Nano, acusa a su suegro de un supuesto abuso sexual reiterado.

Durante la tarde del mismo lunes 17 de agosto y luego de pasar seis días prófugo, Nano Calderón reapareció en la clínica siquiátrica El Cedro, en la comuna de La Reina, situación en la que aparentemente fue apoyado por su madre Raquel Argandoña.

Poco después de que se revelara la ubicación del joven, su hermana Kel volvió a arremeter y prácticamente arrasó por segunda vez con su hermano asegurando que era un “parricida resguardado en un Spa” y que había corrido a “esconderse en la falda de su mamá”.

El martes 18 de agosto, una semana después del ataque, se dieron a conocer los videos en que Nano Calderón se toma una selfie mostrando la sangre de su padre en sus brazos y en su polera, para después enviar la captura a través de una aplicación de mensajería. El registro corresponde al ascensor del edificio donde vive la víctima.

A primera hora del mismo día, Carabineros concurrió hasta El Cedro para arrestar al hijo de Raquel Argandoña y así trasladarlo hasta el Centro de Justicia para cumplir con su formalización.

Nano fue esposado y escoltado por efectivos policiales desde el centro de salud mental hasta el edificio ubicado en calle Pedro Montt, en una imagen que no sólo se mostró por televisión en vivo, sino que también alcanzó una alta viralización en redes sociales.

Carabineros saca de El Cedro a Nano Calderón. Foto: UNO

 

Al mediodía del martes, Nano Calderón finalmente fue formalizado por los delitos de “amenazas en contexto de violencia intrafamiliar”,  “daños en el contexto de violencia intrafamiliar” y “parricidio frustrado”.

La jueza Andrea Díaz determinó la prisión preventiva para el hijo de Raquel Argandoña, cautelar que cumplirá con las “comodidades” del centro de salud mental El Cedro, bajo custodia de Gendarmería, al menos hasta ser “compensado” para luego pasar a la cárcel Santiago 1.

Además, en medio de la audiencia se dio a conocer un perfil psiquiátrico de Nano que lo describe como un individuo de “personalidad frágil” e “ideación suicida”, además del testimonio de Kel Calderón en el que describe la negativa percepción que tiene de su familiar, por su “vida ‘Rápido y Furioso'” y “personalidad de gángster”.

El momento en que Nano Calderón se toma una selfie con la sangre de su padre en sus brazos y polera.

 

El remate de la dramática historia lo puso Raquel Argandoña con una entrevista exclusiva que le concedió a “Bienvenidos”, matinal en el que trabaja como panelista, y en la que terminó explotando en llanto reconociendo que “somos una familia de mierda, necesitamos tratamiento”.

En su conversación con Amaro Gómez-Pablos, “La Quintrala” televisiva sostuvo que “Hernán hijo nunca quiso matar a su padre, sólo quiso lesionarlo por los mensajes y las tocaciones que Hernán le hacía a su polola”.

Horas más tarde, Bío Bío reveló una foto de Nano Calderón esposado y con grilletes en su primer día de prisión preventiva, tomada en la clínica El Cedro.