Ayuno intermitente versus Recomposición corporal

Se puede perder peso con el ayuno intermitente o la recomposición corporal sin necesidad de ir al gimnasio.

138
Tanto el ayuno intermitente como la recomposición corporal implican hábitos alimenticios
Tanto el ayuno intermitente como la recomposición corporal implican hábitos alimenticios,

De seguro has oído hablar del ayuno intermitente y la recomposición corporal como métodos para perder peso y verse bien. Estos se encuentran en auge en las redes sociales, y muchos han logrado excelentes resultados con ambos.

Pero ¿en qué consiste cada uno? ¿Son prácticas sanas? ¿Implican el consumo de sustancias que van más allá de los alimentos naturales y las vitaminas?

A continuación hacemos una comparación con los beneficios de cada método, para que elijas el que mejor se ajuste a tu necesidad y expectativa.

Ayuno intermitente

El ayuno intermitente no es más que abstenerse de alimentos y algunas bebidas por al menos 12 horas, dependiendo de tu objetivo. La idea es realizarlo mayormente mientras duermes, extendiendo un poco la hora de la ingesta de comida

Por lo general, se sugiere seguir ciertos pasos para desarrollar los hábitos necesarios para el ayuno intermitente.

Una forma de empezar con el ayuno puede ser con el 12/12, con 12 horas de abstinencia de alimentos y 12 horas de ingesta. Es recomendable que la última comida del día la consumas a las 18:00 horas para que puedas desayunar a las 8:00.

Es indispensable la supervisión médica para que no vayas a tener ninguna complicación. Dado que hay pacientes con problemas renales a los que puede hacerles daño este tipo de dieta.

El ayuno intermitente es perfecto para bajar los niveles de grasa, controlar los triglicéridos, colesterol, entre otros. Por lo mismo, es ideal para perder peso, pero no para ganar masa muscular.

Y será efectivo si distribuyes los alimentos que vayas a consumir durante el día sin darte atracones de comida.

Recomposición corporal

La recomposición corporal es un método que consiste en ganar masa muscular y al mismo tiempo perder grasa. No necesariamente implica pérdida de peso, pero los notables efectos en la apariencia física pueden dar esa idea.

Incluye una dieta no tan común, dado que se deben evitar pérdidas mayores al 1% del peso total del cuerpo. Por ejemplo, semanalmente solo puede perder 800 gramos una persona que pese 80 kilos.

Por otra parte, si se pierde mucho peso lo más seguro es que se esté perdiendo masa muscular libre de grasa.

La recomposición corporal debe ser guiada por un entrenador, porque implica tanto rutinas de ejercicios como el consumo de una alimentación a base de proteínas y vitaminas.

En Instagram se promocionan varios entrenadores, que ofrecen planes de alimentación y ejercicios para lograr resultados en poco tiempo.

Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio, debes empezar cuidando la alimentación. Además, fíjate en lo siguiente:

  • A medida que el cuerpo vaya respondiendo y el metabolismo vaya cambiando llegará el punto de plantearse una nueva meta.
  • Perder grasa o ganar masa muscular es el siguiente objetivo. Para las personas que tiene un alto nivel de grasa es importante la pérdida de peso junto con un entrenamiento constante.
  • Este entrenamiento puede combinar ejercicios de fuerza con ejercicios cardiovasculares. Logrando la pérdida de grasa y a la vez la ganancia de masa muscular.
  • Es importante que, aunque se pueda perder grasa, no siempre se refleja en la pesa, debido a la masa muscular ganada. Puedes tener el mismo peso, pero con un cuerpo estéticamente diferente y más saludable.