Jueza que entregaba información a hijastro narco ahora busca evitar su formalización

Jueza de Coyhaique, Cecilia Urbina, es investigada por entregar información secreta de su expediente judicial a su hijastro narco.

100
jueza hijastro narco
La jueza aysenina Cecilia Urbina es investigada por el Ministerio Público por entregar información a su hijastro narco.

El pasado 15 de septiembre, el pleno de la Corte de Apelaciones de Coyhaique acogió la querella en contra de la magistrada Cecilia Urbina, presentada por el fiscal regional Carlos Palma. Si el máximo tribunal confirma la decisión, a la jueza se le imputará el delito de revelación de secreto por Ley de Drogas y corrupción judicial, luego que que le entregara información a su hijastro narco.

El recurso fue revelado en una investigación de Radio Bío Bío que pone en evidencia a la magistrada.

Cecilia Urbina es investigada por haber entregado información a su hijastro narco sobre la indagatoria que seguía en su contra la fiscalía. Para evitar que el Ministerio Público la formalice por delitos de la Ley de Drogas y prevaricación, recurrió a la Corte Suprema .

La presentación de Urbina se produjo luego que el pleno del tribunal de alzada coyhaiquino acogiera una querella que le retiró el fuero judicial. En los hechos, la resolución permite la comunicación de cargos ante un juzgado de garantía.

Jueza revisaba expediente judicial e informaba a hijastro narco

La causa, que hoy se tramita de manera reservada en la Suprema, deberá ser conocida por el pleno de ministros en los próximos días. Todo indica que confirmará la decisión por la justicia aysenina.

Lo anterior, porque el Ministerio Público acreditó que la magistrada revisaba el expediente judicial, donde constaban las diligencias secretas solicitadas por la fiscalía, información que -a través de su pareja- llegaba a su hijastro, apodado El Matanga. Este último, era parte de una organización local dedicada al tráfico de drogas, según el organismo.

Los abogados de Urbina argumentaron que el fallo que acogió la querella contiene una serie de vicios procesales, entre ellos una supuesta debilidad en las pruebas presentadas. Al mismo tiempo acusa al Ministerio Público de filtrar la información para que su clienta “sea juzgada y condenada por los medios de comunicación”.

Los hechos por los cuales la jueza Urbina está ad portas de ser formalizada, comenzaron a principios de enero de 2021. Ese año la PDI realizaba escuchas a un grupo narco de la zona. Quien daba las órdenes para coordinar una entrega de drogas era Jorge Cáceres Vásquez, apodado “El Matanga”.

La sorpresa de la fiscal Núñez

Para sorpresa de la fiscal María Inés Núñez, “El Matanga” resultó ser hijo biológico de Jorge Cáceres Osses, quien es el marido de la magistrada.

El hecho encendió las alarmas en el Ministerio Público, ya que las diligencias intrusivas encargadas durante la investigación eran precisamente resueltas por Urbina.

Para interceptar el teléfono de “El Matanga”, la perseguidora solicitó la diligencia a otro magistrado, para evitar la filtración y solicitó que la tramitación fuera secreta.
A fines del mismo mes Urbina ingresó a revisar el expediente judicial, donde estaban las medidas que afectaban al hijastro narco de la jueza.

De acuerdo a los antecedentes de la fiscalía, los datos fueron transmitidos a su pareja. Por esta razón, en febrero de 2021, este último se reunió con “El Matanga” y le contó que su celular estaba “pinchado”.

Esto produjo que el narcotraficante se deshiciera del aparato, informara a sus cómplices y que la PDI perdiera una importante fuente de información.

El audio que incrimina a Urbina

Para acreditar que la magistrada filtraba información secreta, la fiscalía solicitó la interceptación de su teléfono móvil, como también del marido.

En la escucha la policía civil captó una conversación que Urbina sostuvo con una funcionaria judicial.

“¿Te acuerdas que yo siempre me fijaba en la 419-2019, porque en esa causa la María Inés (la fiscal) la utiliza para hacer un montón de investigaciones. Después cuando los detiene forma otra. Ahí salió lo de Tochita, donde está metido Jorge (“El Matanga”)… y ahora está investigando otra cosa. Pero me llamó la atención que el 6 de julio, porque yo siempre la veo para ver en qué va, presentó un escrito en que solicita que se informe qué personas a partir del mes de enero del 2021 han entrado a la causa a verla. Como que nosotros no tenemos como ver eso, ¿cierto?”, decía Urbina en su conversación.

Y agregó: “Le pregunté a Mauricio para qué querrá eso, entonces no sabemos. Me dijo que siempre (la fiscal) dispara para otros lados, pero al final es re cobarde y no hace nada”.

También reconoció en el audio que, aún cuando el expediente digital era secreto, a su juicio ese hecho no aplicaba para los funcionarios de la judicatura: “Aunque yo me hubiese inhabilitado, igual uno puede seguir mirando las causas”, indicó Urbina.