“Plan Contra la Sequía”: conoce los detalles

La iniciativa busca aumentar la disponibilidad de agua y mejorar la eficiencia en su uso.

183
Piñera presentó el
Piñera presentó el "Plan Contra la Sequía" que incluye una serie de medidas.

El Presidente Piñera dio a conocer el Plan Contra la Sequía. Según aseguró, éste se basa en la crisis hídrica que sufre sobre todo el norte de Chile.

Durante los últimos trece años Chile ha sufrido la peor sequía de su historia. Con mayor gravedad a las regiones entre Atacama y Bio Bío. Ha significado un déficit de precipitaciones de entre 60% y 80% respecto a un año normal y ha afectado los caudales de nuestros ríos, los que se encuentran cercanos a sus mínimos históricos“, dijo Piñera.

La idea del Plan Contra la Sequía es aumentar la disponibilidad de agua y mejorar la eficiencia en su uso.

En ese sentido, en compañía de los Ministros del Interior, Rodrigo Delgado; de Obras Públicas, Alfredo Moreno y de Agricultura, María Emilia Undurraga, el mandatario entregó los detalles del plan, que consta de cuatro ejes principales.

“Plan Contra la Sequía”: Desalinización con foco en regiones más afectadas

Con este nuevo plan se dará un fuerte impulso a la desalación de agua. Especialmente en las regiones de Coquimbo y de Valparaíso, al ser las más afectadas por la escasez hídrica.

En los últimos 5 años, los proyectos de desalación con aprobación ambiental han tenido un crecimiento respecto del quinquenio anterior“, señalaron las autoridades.

La capacidad de las plantas desalinizadoras -que actualmente existen en nuestro país para uso de minería, industrial y consumo humano- asciende a 6.653 litros por segundo.

Actualmente están en construcción cuatro proyectos en las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo, y existen otros tres en proceso de calificación ambiental.

Tecnificación del riesgo para la producción de alimentos

El plan busca también fortalecer las acciones de tecnificación de riego para la producción de alimentos, “a través de importantes inversiones que permita un mejor aprovechamiento de este recurso“.

Se continuará adelante con la construcción de 26 embalses que se ha impulsado durante este Gobierno. Esto incluye proyectos ya finalizados, como el embalse de Valle Hermoso en Coquimbo, o próximos a entrar en operación, como el de Chironta, en Arica.

Además, se dará discusión inmediata al proyecto de prórroga de la Ley de Riego por 12 años. “Esta ley ha permitido importantes inversiones en el sector agrícola, permitiendo entre 2010 y 2019 mejorar obras de infraestructura“, se informó

Por otra parte, se creará un Fondo Especial de Sequía que permita aumentar los recursos en la ley de riego para superar los $ 110 millones de dólares de inversión por año en 2021 y 2022.

Y se impulsará un fondo de investigación estratégica en sequía por $6.000 millones de pesos, con el cual se espera obtener propuestas concretas de corto y mediano plazo para diseño de políticas públicas, normativas, estudios y soluciones tecnológicas para hacer frente a la sequía.

Impulso para el agua potable rural en el “Plan Contra la Sequía”

También se fortalecerá la inversión en proyectos de Agua Potable Rural para garantizar el consumo humano.

En ese contexto, se destacó que “en este Gobierno, la cobertura del programa de APR del MOP se ha ampliado en un 21%, alcanzando una cifra de 2.239 sistemas. El 2021 se invertirán más de US$ 342 millones, casi triplicando el promedio de inversión anual de la última década (2010-2019)“.

Es por eso que, como parte del plan, se mantendrá un impulso de inversión en Agua Potable Rural para alcanzar una inversión de $650 millones de dólares para el bienio 2021-2022.

Uso eficiente del recurso en las ciudades

Finalmente, la iniciativa “buscará crear conciencia en la sociedad, incluyendo a gobiernos regionales y municipales, empresas, agricultores, compañías sanitarias y familias“, sobre el uso eficiente del agua en las ciudades.

Las medidas incluyen, por ejemplo, un trabajo coordinado con los municipios que evite riegos diurnos o excesivos, así como ampliar las sanciones al sobreconsumo a través de la tarificación.

En esa línea, con el fin de incorporar nuevas fuentes de agua, desde el Gobierno señalaron que se avanzará “en la reutilización de aguas servidas tratadas, modificando el Decreto Supremo 90, para que las aguas servidas de las ciudades costeras no se descarguen directamente al mar, sino que sean sometidas a un tratamiento secundario que permita su uso posterior, industrial o agrícola“.

Además, se buscará que las empresas sanitarias reduzcan la pérdida de agua en sus redes de distribución. Esto, ya que según señalaron, hoy el 33% del agua que se produce no llega a usuarios finales, la que principalmente se pierde en filtraciones. “En la Región Metropolitana, por ejemplo, esto equivale a 240 Hm3 al año, es decir, 1,1 veces el embalse El Yeso. Se buscará que al 2030, esas pérdidas se reduzcan a un 25%“, manifestaron.